Una Historia de Jesús

Lecciones Que Podemos Aprender

Las Buenas Nuevas de Jesucristo son la historia más emocionante que vayas a escuchar. Se narra en los Evangelios (Mateo, Marcos, Lucas, y Juan) y también se cuenta en las muchas historias de conversión que se encuentran en el libro de Hechos. Una de estas historias es la de Felipe y el eunuco etíope, y se encuentra en Hechos 8:26-40. Quiero compartir esta historia contigo y enseñarte también cómo puedes estudiar la Palabra de Dios por ti mismo. Vamos a ir pasando por el texto, y en la conclusión compartiré algunos principios de estudio bíblico que me han ayudado. Si no tienes tu propia Biblia, por favor escríbeme y con gusto te enviaré una. Mi dirección e información de contacto se encuentran abajo.

Steve Ridgell
(steve@nuestraesperanza.org)

“Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto. Entonces él se levantó y fue. Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar, volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías. Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro. Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees? Él dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él. El pasaje de la Escritura que leía era éste

‘Como oveja a la muerte fue llevado; Y como cordero mudo delante del que lo trasquila, Así no abrió su boca. En su humillación no se le hizo justicia; Mas su generación, ¿quién la contará? Porque fue quitada de la tierra su vida.’

Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro? Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino. Pero Felipe se encontró en Azoto; y pasando, anunciaba el evangelio en todas las ciudades, hasta que llegó a Cesarea.”
- Hechos 8:26-40

Hechos 8:26-28
En la primera parte de Hechos 8, vemos que Felipe ha salido de Jerusalén y viajado a Samaria a predicar de Jesús. Tiene un ministerio muy exitoso con muchas conversiones. Un ángel le dice que vaya por un sendero desierto, y así comienza su camino. Se encuentra con un oficial importante de Etiopía; un hombre a cargo del tesoro. Este hombre ha estado en Jerusalén para adorar, así que cree en Dios. Mientras viaja, lee el libro de Isaías, de la Biblia

Hechos 8:29-31
El Espíritu Santo le dice a Felipe que se acerque al carro, y él acude hacia él. Felipe escucha que el etíope lee de Isaías y le pregunta si entiende lo que está leyendo. El etíope invita a Felipe a sentarse con él y explicarle las Escrituras. Ambos están ansiosos por seguir a Dios. Felipe deja un ministerio exitoso para obedecer a Dios, y él acude a obedecerle. El etíope ha recorrido un largo camino para adorar, está leyendo la Biblia, y está ansioso por entenderla. Dios junta a estos dos hombres: uno que busca y uno que predica.

Hechos 8:32-35
Cuando el etíope quiere saber de quién hablan las escrituras, Felipe le dice que hablan de Jesús. El pasaje se refiere a la muerte de Jesús (una oveja al matadero) por nuestros pecados (privado de justicia – no merecía morir). También predice la resurrección de Jesús (su vida fue quitada de esta tierra). Estas son las Buenas Nuevas: que Jesús murió por nuestros pecados, y que fue resucitado de los muertos.

Hechos 8:36-38
Tan pronto como encontraron agua, el etíope quiso ser bautizado. Las Buenas Nuevas de Jesús exigen una respuesta. Felipe debe haberle enseñado al etíope que la respuesta a Jesús era ser sepultado y resucitado con él en el acto del bautismo. Así que ambos bajaron al agua y Felipe le bautizó. Tu respuesta a las Buenas Nuevas de Jesús hoy es ser bautizado tal como lo hizo el etíope.

Hechos 8:39-40
Después de bautizar al etíope, Felipe fue arrebatado por el Espíritu. Se quedó con el etíope hasta que respondió a Jesús. No es suficiente simplemente saber algo en cuanto a Jesús, debes responderle. Cuando Felipe fue llevado a Azoto, continuó predicando sobre Jesús. Donde quiera que te encuentres, habla a otros de Jesús.

¿Cómo aprendo estas lecciones por mí mismo?

He aquí algunas sugerencias útiles para estudiar la Biblia, y cómo fueron usadas para estudiar la historia de Felipe y el etíope.

1. Ponte en el lugar de ellos

Pregúntate cómo cada personaje se habrá sentido y mira qué puedes aprender de ellos. por ejemplo, ¿cómo se habrá sentido felipe cuando se le pidió que abandone un ministerio tan exitoso para ir a un sendero desierto? esto me recuerda que dios tiene el control y que el sabe mejor. dios tenía un plan para evangelizar etiopía, y comenzó moviendo a felipe. también me recuerda que mi trabajo es obedecer, no siempre entender. ¿cuánta emoción sintió el etíope por tener a alguien que compartiera con él las buenas nuevas de jesús? ¿cuánta gente vamos a encontrar que están esperando a alguien que les hable de jesús? o quizás tú eres quien ha estado esperando estas buenas nuevas.

2. Las Escrituras explican las Escrituras

The best commentary on the Bible is the Bible itself. El mejor comentario sobre la Biblia es la Biblia misma. Cuando Hechos 8:35 dice que Felipe le habló al etíope de las Buenas Nuevas de Jesús, ¿cómo sabes qué son las Buenas Nuevas? Fíjate nuevamente en el pasaje de Isaías 53 que se estaba leyendo. Isaías 53 habla de uno que sería rechazado por los hombres, uno que conocía el sufrimiento, y uno que cargaría con nuestros pecados. Es alguien que sería traspasado por nuestras transgresiones y aplastado por nuestras iniquidades. Por sus propias heridas nosotros seríamos sanados. Estas son las Buenas Nuevas de Jesús: él pagó el precio de nuestros pecados cuando murió por nosotros. Mientras más leas y estudies la Biblia, más verás cómo diferentes pasajes te dan entendimiento para otros.

3. Presta atención a cada palabra

Es fácil leer un pasaje y pasar por alto el mensaje real por no pensar en cada palabra. Por ejemplo, cuando se le dijo a Felipe que fuera al desierto, “se levantó y fue.” No hubo espera, ni duda, ni excusas. Cuando se le dijo que se acercara al carro, “Felipe acudió.” No sólo obedeció, sino que se apresuró a obedecer. Qué gran ejemplo para nosotros. Luego en Hechos 8:40 “Felipe se encontró en Azoto; y, al pasar, anunciaba el evangelio en todas las ciudades…” Dondequiera que Dios ponía a Felipe, él predicaba en cuanto a Jesús.

4. Lee entre las líneas

Aprende a encontrar el significado que no está explícito. Permíteme darte unos ejemplos. No es suficiente ser una buena persona que cree en Dios. El etíope había hecho un viaje muy largo para adorar y estaba leyendo la Biblia. Pero aún tenía que escuchar las Buenas Nuevas de Jesús y responder a ellas. Las Buenas Nuevas de Jesús incluyen el bautismo. Sé esto porque después de escucharlas, el etíope pidió ser bautizado. ¿Cómo sabía esto? El bautismo es importante porque el Espíritu no se llevó a Felipe hasta que el etíope fue bautizado. El bautismo por inmersión. El etíope no pidió el bautismo hasta ver agua. El y Felipe bajaron al agua y, después del bautismo, ambos salieron del agua. Esos detalles parecen referirse al bautismo por inmersión.

5. Siempre pregúntate qué puedes aprender del pasaje

I want to seek after Jesus like the Ethiopian. Quiero buscar a Jesús como el etíope. Quiero estar abierto al ministerio como Felipe. Quiero obedecer a Dios con entusiasmo como Felipe. Quiero ser bautizado como el etíope. Quiero compartir las Buenas Nuevas de Jesús en todas partes como Felipe.

Espero que este estudio te ayude en tu propio estudio de la Palabra de Dios. Es mi oración que la historia de Felipe y el etíope te inspire a seguir a Jesús. Jesús murió por tus pecados y yo te animo a que entregues tu vida a él siendo bautizado. Mi oración es que pases tu vida hablando a otros en cuanto a las Buenas Nuevas de Jesús.
Si tienes alguna pregunta o si quieres contactarte con una congregación local del pueblo de Dios, por favor házmelo saber.


Copyright © 2010 - Hope For Life: Todos los derechos reservados

Mapa del Sitio | Contáctanos