Yo no tengo todas las respuestas…

…¡Pero sé Quién las tiene!

¿Por dónde siquiera se empieza cuando la vida ha sido desgarrada, cuando todas las cosas que considerabas importantes desaparecen en un instante, cuando te das cuenta de que no tienes control sobre las cosas? El Huracán Katrina destruyó ciudades, casas, vidas, y desgarró nuestros corazones. No le importó tu dinero, tus planes, tu estado, tu edad, o tu talento. No le importó nada el tiempo, dinero y esfuerzo que pusiste en tu hogar; tampoco le importó si en tu vida todo estaba o no en armonía. Maremotos, ataques terroristas, inundaciones, guerras… Todos ellos cambian todo en un instante.

He llegado a la conclusión de que sólo hay una cosa que yo puedo controlar. Puedo elegir dónde poner mi confianza. Y hemos aprendido que no sirve de nada poner nuestra confianza en las posesiones, el dinero, ni siquiera en nosotros mismos. ¿Cuántos de nosotros nos dimos cuenta de lo incapaces que éramos de influir sobre los eventos que rodearon a Katrina? Diques que se rompieron y se desbordaron… Casas barridas por el agua… Refugios que tenían que evacuarse… El fracaso de los mejores planes… Y la sensación de estar tan indefensos sin saber lo que vendría a continuación.

Yo elijo confiar en Dios

Si estás esperando que te de la respuesta a todas las preguntas que estás haciendo en este momento, entonces es probable que estés buscando en la dirección equivocada. No tengo todas las respuestas. Creo que los eventos recientes han confirmado que ninguno de nosotros va a tener todas las respuestas.

“‘Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dice Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.’” Isaías 55:8-9

Si hay un momento para darme cuenta de que necesito confiar en alguien superior a cualquiera de nosotros, ese momento es luego de un desastre como el Huracán Katrina. Así que yo elijo confiar en Dios. Conozco las preguntas que pueden estar en tu mente en cuanto a Dios y los desastres; de hecho, yo mismo me he hecho esas preguntas. Puedo decirte que Dios creó el mundo, y te creó a ti. Puedo decirte que El te ama y anhela que lo ames. Y puedo decirte que El quiere que vivas para siempre con El. Sin embargo, no estoy seguro de poder explicar todo en cuanto a cómo obra Dios. Si pudiera hacerlo sería Dios, pero no lo soy. Y ese es el punto. Dios nos pide que confiemos en que El le dará sentido a esta vida.

“Confía de todo corazón en el Señor y no en tu propia inteligencia. Ten presente al Señor en todo lo que hagas, y él te llevará por el camino recto.” Proverbios 3:5-6

Cuando todo en la vida ha sido dado vuelta, yo confío en el Unico que puede darle sentido a todo. Pero es justo preguntar por qué estoy tan seguro de que El es la respuesta. Es porque lo he visto obrar. He visto a Dios haciendo cosas maravillosas en mi vida y en la de mi familia. Lo he visto hacer cosas maravillosas después de los bombardeos en Oklahoma City, después del 11 de Septiembre, después del maremoto, y en las vidas de un sinnúmero de personas a las que hemos ministrado en medio de la crisis.

Y porque creo en Dios…

Creo en Su Hijo

“¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.” Romanos 8: 35-39

Este pasaje suena como lo que muchos de ustedes enfrentan en este momento. Y Dios promete que ninguna de estas cosas te puede separar de Su amor, el cual nos demostró en Jesús.

Sé que esa es la única cosa en la vida que nadie ni nada puede quitarme. Y el amor de Dios en Cristo es la única cosa que sé que durará para siempre. Pase lo que pase.

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. .” Juan14:27

Jesús puede sanar tu corazón herido. Ya lo he visto. Y quiere sanar el tuyo. Ya te dije que no tengo todas las respuestas, y ni siquiera estoy seguro de que entiendo todas las preguntas. Pero creo que Jesús realmente ofrece sanidad y esperanza. El ha cumplido sus promesas en mi vida, y puede hacer lo mismo por ti.

Cómo te voy a ayudar

Para comenzar, te ayudaré a ponerte en contacto con personas que se interesan por ti. Ponte en contacto conmigo aquí en el Heraldo de la Verdad, y yo te conectaré con personas que quieren ayudarte en tus necesidades físicas, emocionales, y espirituales. También puedes contactar a la iglesia de Cristo más próxima. Sé que ellos harán todo lo que puedan para satisfacer tus necesidades.

Me comprometo a orar por ti. Nuestro ministerio tiene compañeros de oración por todo el mundo que orarán por ti por nombre. Simplemente ponte en contacto con nosotros dando tu nombre y tus pedidos, y te elevaremos en oración.

Si te gustaría saber más en cuanto a Jesús, por favor danos la oportunidad de compartir nuestra fe contigo. Envíame un e-mail a steve@hayesperanza.org.

Creemos que la Biblia ofrece consuelo y palabras de vida. Te enviaremos una Biblia sin cargo y sin ninguna obligación. Simplemente pide una.

Como uno de los hijos de Dios en este mundo, mi corazón se duele por ti. Debes saber que Dios te ama, y también te ama Su pueblo en este mundo.


Copyright © 2010 - Hope For Life: Todos los derechos reservados

Mapa del Sitio | Contáctanos