Blog

Categorías » Vida

Morir = ganancia

Publicado por - Apr. 02, 2009 | categorías Muerte, Vida

“Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.” (Filipenses 1:21)

Me encanta ese versículo. Pablo, prisionero en una cárcel romana, esperando saber si lo van a ejecutar o no, escribe a sus hermanos en Filipos para animarlos. Les dice que no sabe cuál será el veredicto, pero quiere que sepan que a él no le importa. Para él, vivir es Cristo y morir es ganancia.

Podemos considerarlo como una expresión matemática.

Si x = vivir,
entonces morir = ganancia

¿Para cuáles valores de x resulta verdadera la expresión? ¿Dinero? ¿Pode? ¿Placer? ¿Familia? ¿Nuestro oficio? Ninguno de esos valores funcionan. ¿Cómo puede ser ganancia la muerte? Cuando nos concentremos en Cristo. Si lo sustituimos con cualquier otra cosa de este mundo, la ecuación no sale.

Si construimos nuestras vidas sobre la roca que es Cristo, no tenemos que temerle a la muerte. ¡Resulta ser ganancia para nosotros!


Dónde la muerte es ganancia

Publicado por - Jan. 13, 2009 | categorías Muerte, Vida

El apóstol Pablo escribió en Filipenses 1:21 “Para mí, vivir es Cristo y morir es ganancia.” Lo podemos pensar como si fuera una fórmula de matemática:

Si vivir = _____, morir = _____.

¿Cómo podemos cambiar la equación y obtener el mismo resultado? Si para mí vivir es dinero, morir es quedarme sin nada. Si para mí vivir es el placer, morir es perder todo. Si para mí vivir es mi trabajo o mi familia o el sexo o el poder o la política o mi país o lo que sea, morir no puede ser ganancia. Unicamente si basamos nuestras vidas en Jesucristo podremos salir ganando en el momento de nuestras vidas.

Gracia y paz,
Timothy Archer


¡Feliz vida nueva!

Publicado por - Dec. 30, 2008 | categorías Vida, Vida nueva

A la gente le gustan las cosas nuevas. Si no me creen, miren la publicidad que hay por ahí. Producto nuevo. Fórmula nueva. Formato nuevo, tamaño nuevo, aroma nueva, nuevo sabor. Mejorado. Totalmente nuevo.

Nos gusta la aroma de un auto cero kilómetro. Ni sabemos de qué se trata esa aroma, pero nos gusta. Algunos científicos dicen que esa aroma proviene de productos químicos que nos hacen mal. Pero nos gusta tanto que ahora se vende un aerosol que tiene esa aroma. La gente echa el producto en su automóvil, y tiene olor a nuevo.

En la misma manera, nos gustan los años nuevos también. Traen la promesa de un nuevo comienzo. Borrón y cuenta nueva. O por lo menos así parece. Pero en algún momento nos damos cuenta que cambiar la hoja en el almanaque no cambia nada. Los mismos problemas que teníamos a las 11:59 del 31 están con nosotros a las zero horas del día primero de enero. Es un año nuevo, pero somos los mismos, viviendo vidas viejas.

Yo quiero un nuevo comienzo. No quiero un aerosol de “Esencia de Vida Nueva”; quiero un nuevo comienzo. Y sé dónde conseguirlo. El apóstol Pablo escribió: “Por lo tanto, el que está unido a Cristo es una nueva persona. Las cosas viejas pasaron; se convirtieron en algo nuevo.” (2 Corintios 5:17). En otra carta, les dijo a los cristianos en Roma:  “Pues por el bautismo fuimos sepultados con Cristo, y morimos para ser resucitados y vivir una vida nueva, así como Cristo fue resucitado por el glorioso poder del Padre.” (Romanos 6:4). Dios no echa aerosol a una vida vieja. Nos hace nacer de nuevo, para vivir una vida nueva. Lo viejo pasó; lo nuevo ha llegado.

Los que ya estamos en Cristo también podemos recibir un nuevo comienzo. El apóstol Juan escribió: Those of us who are already in Christ can also get that new beginning. The apostle John wrote: “Pero si vivimos en la luz, así como Dios está en la luz, entonces hay unión entre nosotros, y la sangre de su Hijo Jesús nos limpia de todo pecado.” (1 Juan 1:7). Jesucristo me purifica, perdona mi pecado y me permite comenzar de nuevo. Continuamente. Si me mantengo en comunión con él.

Esta es la época en que todos se desean un feliz año nuevo. Yo quiero desearle una feliz vida nueva, una nueva vida en Cristo.

Gracia y paz,
Timothy Archer


El Poder De Una Vida

Publicado por - Nov. 05, 2008 | categorías Buenas obras, Vida

Se cuenta la historia de Gordon Maxwell, misionero en India, que cuando le pidió a un estudioso hindú que le enseñara su idioma, el hindú respondió: “No, Sahib, no te enseñaré mi idioma, porque me convertirías en un cristiano.”

Gordon Maxwell respondió, “Me malentendiste. Simplemente quiero que me enseñes tu idioma.”

De nuevo el hindú respondió, “No, Sahib, no te enseñaré. Ningún hombre puede vivir contigo sin llegar a ser cristiano.” ¡Qué testimonio poderoso de la vida de este hombre!”

Jesús, en Su Sermón del Monte, dijo, “Ustedes son la luz de este mundo. Una ciudad en lo alto de un cerro no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para ponerla bajo un cajón; antes bien, se la pone en alto para que alumbre a todos los que están en la casa. Del mismo modo, procuren ustedes que su luz brille delante de la gente, para que, viendo el bien que ustedes hacen, todos alaben a su Padre que está en el cielo” (Mateo 5:14-16)

Pedro también escribió en cuanto al efecto de nuestras acciones sobre otros: “Queridos hermanos, les ruego, como a extranjeros de paso por este mundo, que no den lugar a los deseos humanos que luchan contra el alma. Condúzcanse bien entre los paganos. Así ellos, aunque ahora hablen contra ustedes como si ustedes fueran malhechores, verán el bien que ustedes hacen y alabarán a Dios el día en que él pida cuentas a todos.” (I Pedro 2:11-12)

¿Has escuchado la vieja expresión: “Practica lo que predicas”? Para quienes nos rodean,es crucial. Decimos que Dios es amor; ¿vivimos en amor? Hablamos de nuestra devoción a Cristo; ¿mostramos esa devoción en nuestra vida diaria?

Otro viejo dicho dice:“A nadie le importa lo que sabes hasta que sabe que le importas.” Predicamos a la gente cada día con nuestras acciones. Nos ven y miran quiénes somos antes de que abramos la boca para declarar quiénes somos.

Cuando estudiaba comunicación en la universidad, aprendimos en cuanto a la comunicación no verbal,lo que hacemos que comunica sin palabras. El tono de voz, los gestos, las expresiones faciales… todo esto es parte de la comunicación no verbal. Aprendimos algo interesante. Cuando los mensajes verbales y los no verbales no concuerdan, la gente cree los mensajes no verbales. Probé esto con mis alumnos cuando era ayudante graduado. Dije a uno, “Estoy tan enojado contigo,” mientras que le di una gran sonrisa y un abrazo. Toda la clase estuvo de acuerdo en que yo no parecía enojado. Luego me di vuelta, y temblando de enojo grité: “¡No estoy enojado!” Nuevamente toda la clase escuchó el mensaje de la ira. Lo mismo sucede con nuestra vida cristiana. Podemos decirle a la gente del amor de Dios, pero si les mostramos otra cosa, desacreditamos nuestro mensaje. Es a lo que Pablo se refería cuando dijo en Romanos 2:24:“Con razón dice la Escritura: “Los paganos ofenden a Dios por culpa de ustedes.” Lo que hacemos puede acercar a la gente a Dios o llevarlos a hablar mal del cristianismo.

Que hagamos brillar la luz del evangelio en el mundo. Que nos vean como personas que nos amamos, que amamos a Dios, y que de verdad amamos a nuestros prójimos. Que vean vidas tan buenas que la única respuesta posible sea, “Ciertamente Dios está entre ellos.”

Gracia y paz,
Timothy


Enséñanos a Contar Nuestros Días

Publicado por - Oct. 08, 2008 | categorías Muerte, Vida

Porque mil años delante de tus ojos son como el día de ayer, que pasó, y como una de las vigilias de la noche. Los arrebatas como con torrente de aguas; son como sueño, como la hierba que crece en la mañana. En la mañana florece y crece; a la tarde es cortada, y se seca. Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría.”(Salmo 90:4-6, 12)

No me gusta “contar mis días.” No me gusta pensar que todos los planes que haga para el futuro tienen que hacerse con la calificación de “Si Dios quiere.” Para ser honesto, no me gusta pensar que soy mortal. No es que le tenga miedo a la muerte; simplemente no me gusta la inseguridad.

La muerte de Genaro García me recordó esto una vez más. Genaro era un joven de 19 años, fuerte y sano. Vino unas veces a nuestra clase de jóvenes de los miércoles. Su vida terminó de repente el lunes pasado cuando un arma se disparó inesperadamente.

Muchas veces vivimos nuestra vida como si no fuera a tener fin, dejando tantas cosas sin hacer, esperando “un momento más conveniente” para ocuparnos de los asuntos que tendrán importancia eterna.

¿Cuántas veces vivimos nuestra vida en el futuro en vez del presente? Los niños esperan ser adolescentes, los adolescentes esperan terminar la escuela, los jóvenes esperan comenzar una familia, los de edad media esperan retirarse, y así sucesivamente. Si vivimos hoy sólo pensando en el mañana, ¡qué tragedia será cuando el mañana no llegue!

No vivas tu vida pensando en el mañana, vive tu vida pensando en la eternidad. Aún si mañana no llega, la eternidad sí llegará. Aún si el sol no se levanta mañana, el Hijo reinará por siempre. Lo que importa hoy es lo que hago para estar listo para la vida eterna. Si podemos centrar nuestra vida en Cristo y Su Reino, nuestro futuro tomará una nueva seguridad. Pablo lo expresó tan bien estando en prisión ante la posibilidad de ser ejecutado: “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia” (Filip. 1:21). Para la mayoría de la gente en este mundo, la muerte es el fin de todo. Es fracaso. Es derrota. Para el hombre que centra su vida en cristo, la muerte es ganancia. Es victoria. Es el comienzo de la vida verdadera, la vida eterna.

Al ir terminando otro año, a menudo nos detenemos a pensar cómo hemos vivido ese último año. Tomamos decisiones en cuanto a cómo viviremos el nuevo año. ¿Podría sugerir que no lo hagamos una vez al año, sino cada día? Decidamos cada día hacer de Cristo nuestra vida, vivir cada día a Su servicio, enfocarnos en las cosas que la muerte no puede quitar.

Que aprendamos a contar nuestros días. Que nos demos cuenta de que esta vida en la tierra no es sino un corto peregrinar y que nuestra vida verdadera está del otro lado.

Gracia y paz,
Timothy



Copyright © 2010 - Hope For Life: Todos los derechos reservados

Mapa del Sitio | Contáctanos