Blog

Categorías » Servicio

Hacer el bien

Publicado por - Sep. 04, 2008 | categorías Adoración, Servicio

Se puede aprender mucho mirando la adoración en el Antiguo Testamento, especialmente esos pasajes en los cuales los profetas de Dios decían a la gente lo que estaban haciendo mal. No queriendo repetir los errores del pasado, hacemos bien en descubrir cuáles errores se cometieron.

Uno de los errores más grandes del pueblo de Dios fue el de la religión ritualista. Es decir, pensaban que la religión consistía en hacer ciertas cosas duarnte la de adoración. Dios trataba de decirles que más que “religiosidad,” él quería un pueblo dedicado a hacer el bien. Un buen ejemplo es este pasaje de Isaías 1:
11 “El Señor dice:¿Para qué me traen tantos sacrificios?Ya estoy harto de sus holocaustos de carneros y de la grasa de los terneros;me repugna la sangre de los toros, carneros y cabritos. 12 Ustedes vienen a presentarse ante mí,pero ¿quién les pidió que pisotearan mis atrios? 13 No me traigan más ofrendas sin valor; no soporto el humo de ellas.Ustedes llaman al pueblo a celebrar la luna nueva y el sábado,pero yo no soporto las fiestas de gente que practica el mal. 14 Aborrezco sus fiestas de luna nueva y sus reuniones;¡se me han vuelto tan molestas que ya no las aguanto!15 Cuando ustedes levantan las manos para orar,yo aparto mis ojos de ustedes;y aunque hacen muchas oraciones,yo no las escucho.Tienen las manos manchadas de sangre. 16 ¡Lávense, límpiense!¡Aparten de mi vista sus maldades!¡Dejen de hacer el mal!17 ¡Aprendan a hacer el bien,esfuércense en hacer lo que es justo,ayuden al oprimido, hagan justicia al huérfano,defiendan los derechos de la viuda!”

No es que Dios esté en contra de los sacrificios ni otros ritos. Sólo quería que la gente se diera cuenta de que nuestros actos religiosos deben estar acompañados de compasión hacia el prójimo.

Vemos en el Nuevo Testamento que las cosas no han cambiado. Veamos lo que el escritor de Hebreos dice en 13:16:“ No se olviden ustedes de hacer el bien y de compartir con otros lo que tienen; porque estos son los sacrificios que agradan a Dios.” Nuestras buenas otras hacia otros son “sacrificios” que ofrecemos a Dios. Recuerda las palabras de Santiago en 1:27 “ La religión pura y sin mancha delante de Dios el Padre es esta: ayudar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y no mancharse con la maldad del mundo.” Pablo dijo, “Por eso, siempre que podamos, hagamos bien a todos, y especialmente a nuestros hermanos en la fe. ” (Gálatas 6:10)

Cuando la gente viene a nosotros buscando ayuda, podemos ver eso como una distracción del “trabajo de la iglesia.” Pero nada puede estar más lejos de la verdad. Tenemos que ayudar a la gente. Debemos estar agradecidos cuando la gente nos presenta una oportunidad de ayudar. Jesús en su ministerio pasó mucho tiempo ayudando a la gente. Recuerda cómo Pedro, al predicarle a Cornelio, describió el ministerio de Jesús: “Saben que Dios llenó de poder y del Espíritu Santo a Jesús de Nazaret, y que Jesús anduvo haciendo bien y sanando a todos los que sufrían bajo el poder del diablo. Esto pudo hacerlo porque Dios estaba con él, ” (Hechos 10:38) Jesús anduvo haciendo el bien y espera lo mismo de sus seguidores. Recuerda cómo describió el Día del Juicio en Mateo 25. No habla de la doctrina correcta o de la asistencia a la iglesia. Habla de ayudar a los necesitados. Y dice, “El Rey les contestará: ‘Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicieron.’” (Mateo 25:40)

De hecho, Pablo dice que el plan de Dios para nosotros es que hagamos el bien. En Efesios 2:10, escribe: “ …pues es Dios quien nos ha hecho; él nos ha creado en Cristo Jesús para que hagamos buenas obras, siguiendo el camino que él nos había preparado de antemano.” Pablo le dijo a Timoteo qué enseñar a los ricos:“Mándales que hagan el bien, que se hagan ricos en buenas obras y que estén dispuestos a dar y compartir lo que tienen. ” (I Timoteo 6:18)

Como cristianos tenemos que estar ayudando a la gente.Para eso fuimos creados.Es lo que Jesús nos dejó como ejemplo y lo que espera de nosotros. Cada vez que alguien nos presente la oportunidad de ayudar, deberíamos estar agradecidos. De otra manera, tendríamos que ir a buscar a quién ayudar.

Para algunos, viene naturalmente. Están constantemente concientes de la gente que tiene necesidades y constantemente satisfaciendo esas necesidades. Para otros, necesitamos depender más de Dios y su Santo Espíritu que nos ayuden a desarrollar un corazón de compasión por nuestros prójimos.

No es poca cosa. Es el centro de quienes somos como cristianos. Es una parte crítica de nuestra adoración a Dios. Que Dios nos ayude a mejorar.



Copyright © 2010 - Hope For Life: Todos los derechos reservados

Mapa del Sitio | Contáctanos