Blog

Categorías » Satisfacción

¿Es Todo Lo Que Hay?

Publicado por - Mar. 13, 2008 | categorías Dios, Satisfacción

miradaYo me acuerdo de aquel juego que tanto quería. Un juego de futbol americano “computarizado,” en una época cuando no había computadoras en las casas. Había una foto de mi jugador preferido en la caja, asegurándome que era tan bueno que los profesionales podían entrenar con ese juego. Sabía que el juego sería una marvilla.

Soñaba con tener ese juego, de lo divertido que sería. Me imaginaba pasando horas y horas con este simulacro del juego real. Después de rogar por meses y meses, recibí el juego. Lo saqué de la caja con emoción y descubrí que me habían engañado. No había nada computarizado en este juego. Consistía de una luz conectado a dos palos; iluminaba distintos resultados según la posición de los palos. Nada más. Miraba y pensaba: “¿Es todo lo que hay?”

Quisiera poder decir que fue la única vez en mi vida que pasó algo así, pero no sería cierto. He sentido esa sensación vez tras vez. Veo algo que deseo, que me atrapa la imaginación. Espero con ganas la satisfacción que tendré cuando lo obtenga. Luego lo recibo y termino pensando: “¿Es todo lo que hay?”

Si nos descuidamos, pasamos la vida entera pensando “¿Es todo lo que hay? ¿No hay nada más?” Escuchamos la publicidad, la propuesta de venta, las promesas, la tentación sin fin: compra esto y estarás feliz; entra en una relación con esta persona y se te cumplirán los sueños; obtiene aquel trabajo y vivirás siempre feliz. Llegamos a casa y descubrimos que hemos comprado dos palos conectados a una luz. ¿Es todo lo que hay?

En el libro de Génesis, un hombre llamado Jacob describe su vida así: In the book of Genesis, a man named Jacob describes his life as follows: “Ya tengo ciento treinta años de ir de un lado a otro. Han sido pocos y malos años” (Génesis 47:9). 130 años, y Jacob los llama “pocos y malos.” Le escucho decir “¿Es todo lo que hay?”

Solamente Dios puede satisfacer nuestras necesidades más profundas, solamente El puede satisfacer ese anhelo eterno. Cuando recibimos Sus dones, nunca decimos: “¿Es todo lo que hay?” Cuando nos da el don de la salvación, cuando derrama Su gracia en nuestras vidas, nunca saldremos a buscar más. Dios cumple sus promesas. Sus regalos no tienen par. Nadie puede satisfacer nuestros deseos como El.



Copyright © 2010 - Hope For Life: Todos los derechos reservados

Mapa del Sitio | Contáctanos