Blog

Categorías » Pasión

¿Caliente, frio o tibio?

Publicado por - Jun. 07, 2010 | categorías Pasión

La antigua ciudad de Laodicea tenía un problema con el agua. El problema era que no había agua. Por lo menos, no había dentro de la ciudad. Había aguas termales a unos 10 kilómetros, cerca de la ciudad de Hiérapolis. Esa agua no era potable y carecía de calor al transportarse a Laodicea. A más o menos la misma distancia, en dirección opuesta, se encontraban las manantiales de Denizli. Esa agua fresquita se entibiaba al llevarse a Laodicea por los acueductos, resultando ser una bebida desagradable. La única agua disponible era agua tibia.

Cuando Jesús se dirigió a los cristianos de esta ciudad, en el libro de Apocalipsis, usó un ejemplo que ellos entenderían muy bién: “Yo sé todo lo que haces. Sé que no eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Pero como eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.” (Apocalipsis 3:15-16) Es un imagen desagradable para describir una condición desagradable: cristianos sin pasión, que habían perdido su lealtad a Cristo.

Lamentablemente, el mundo ha visto muchos cristianos así. Mohandas Gandhi dijo: “Me gusta tu Cristo. No me gustan tus cristianos. Tus cristianos son tan diferentes a tu Cristo.” Al agnóstico Sheldon Vanuaken escribió:

El mejor argumento para el cristianismo son los cristianos: su gozo, su certeza, su plenitud. Pero el argumento más fuerte en contra del cristianismo también son los cristianos—cuando son austeros y sombríos, cuando pretenden ser mejores que uno en su consagración, cuando son estrechos y reprimidos, entonces el cristianismo muere mil muertos.

Si Ud. no es cristiano y solamente ha visto el cristianismo tibio, le ruego que mire de nuevo. Hay cristianos que han vencido esta apatía perpetua. Saben que ser cristiano no se trata de asistir una reunión a cierta hora. Es una forma de vida. Como dijo Vanuaken, tales cristianos son el mejor argumento a favor del cristianismo.

Si Ud. es cristiano, pero se encuentra con una fe tibia, quiero animarle a que vuelva a lo básico. Dedíquese al estudio bíblico y la oración. Hágase miembro activo de alguna iglesia. Conéctese con Dios cada semana, tomando la Cena del Señor.

A nadie le gusta lo tibio. Nadie quiere estar tibio. Y nadie quiere que Jesús los vomite de su boca. Busquemos la pasión en nuestras vidas espirituales.



Copyright © 2010 - Hope For Life: Todos los derechos reservados

Mapa del Sitio | Contáctanos