Blog

Categorías » Misión

Cuando Vemos a Dios

Publicado por - Feb. 26, 2008 | categorías Misión, Pecado, Perdón, Santidad

Uzías era un rey espectacular. Reinó por 52 años. ¡52 años! Según la Biblia, en 2 Crónicas 26, tenía éxisto en lo militar, lo económico y lo tecnológico. Sobre todo, era un hombre piadoso, que buscaba a Dios y hacía lo correcto. Hasta el día en que su orgullo lo dominó y entró en el templo de Dios para hacer sacrificios, aunque Dios había dicho que solamente los sacerdotes podían hacer eso. Fue castigado con una enfermedad terrible y murió en la vergüenza.

¿Qué haces cuando tu héroe cae? ¿Qué haces cuando se revela que el ejemplo tuyo es un hombre como cualquier otro? Puede ser que sea un atleta. Un político. Un familiar. O puede ser que sea un cristiano respetado. ¿Cómo te reaccionas? Si no te ha pasado todavía, ese día viene.

Algunos rechazan a todos. “Ya no se puede confiar en nadie.” Cuando se trata de un cristiano, muchos culpan a la iglesia o le culpan a Dios mismo. A vez las personas pierden su fe a causa de las acciones de otras personas.

Y algunos reaccionan como el profeta Isaías: “El año en que murió el rey Uzías, vi al Señor” (Isaías 6:1) Pienso que no era casual. Isaías era un joven. Habrá respetado mucho a Uzías. Le habrá dolido mucho saber del pecado y deshonra de Uzías. Pero en vez de amargarse, fijó su atención en Dios.

Y ¿qué pasó cuando Isaías vio a Dios?

  1. Vio la santidad de Dios: “Y se decían el uno al otro: “Santo, santo, santo es el Señor todopoderoso; toda la tierra está llena de su gloria.” (Isaías 6:3)
  2. Vio su propio pecado: “Y pensé: “¡Ay de mí, voy a morir! He visto con mis ojos al Rey, al Señor todopoderoso; yo, que soy un hombre de labios impuros y vivo en medio de un pueblo de labios impuros.” (Isaías 6:5)
  3. Recibió el perdón de Dios: “Tu maldad te ha sido quitada, tus culpas te han sido perdonadas.” (Isaías 6:7)
  4. Recibió el encargo de predicar a otros: “Entonces oí la voz del Señor, que decía: “¿A quién voy a enviar? ¿Quién será nuestro mensajero?” Yo respondí: “Aquí estoy yo, envíame a mí.” (Isaías 6:8)

Cuando alguien te falla, piensa en el ejemplo de Isaías. Aprovecha del momento para acercarte más a Dios.



Copyright © 2010 - Hope For Life: Todos los derechos reservados

Mapa del Sitio | Contáctanos