Blog

Más Que Un Libro

Publicado por - Jun. 16, 2011 | categorías Iglesia

Me encantan los libros. Siempre me gustó leer. Mis hermanas me enseñaron a leer antes de que fuera al colegio. Desde entonces, he sido un lector veroz.

Los libros nos pueden enseñar mucho. Hubo libros que cambiaron la historia, para el bien y para el mal. Los libros pueden tener influencia duradera, mucho más allá de la vida del autor.

Tal vez a causa de ese amor para con los libros, yo creía que Dios había dicho: “Toma, humanidad… aquí tiene el libro que les enseñará todo lo que necesitan saber. Leánlo y hagan lo que dice.” Creía eso, hasta que leí el libro. Leí la Biblia. Descubrí que Dios no actuó así.

Dios nunca envió un libro solo. Siempre enviaba a seres humanos. Cuando quiso entregar Su Ley al pueblo en el Antiguo Testamento, no dejó caer un libro desde el cielo. Envió a un hombre llamado Moisés. Entró en relación con Moisés y el resto del pueblo. Luego dio leyes a Moisés para enseñar al pueblo.

Cuando el pueblo de Dios se desvió de la Ley, Dios no envió otro libro. No escribió ninguna carta. Dios envió a hombres, profetas, para hablar con el pueblo.

Cuando llegó el momento de ofrecer la salvación a todo el mundo, Dios no lo hizo con un libro. Lo hizo por medio de Su Hijo, Jesucristo.

Cuando Jesús quiso comunicar sus enseñanzas, no las escribió. Las enseñó a seres humanos para que ellos enseñaran a otros. Esos primeros seguidores sí escribieron libros, pero la mayor parte de su ministerio fue hablar directamente con otras personas.

Desde el principio, Dios obró así. Obra por medio de las personas. Ahora tenemos la Biblia, libro que el pueblo de Dios no tenía en el principio. Podemos estrudiarlo y aprender acerca de la naturaleza de Dios y de Su voluntad por nosotros. Sin embargo, Dios sigue obrando por medio de las personas, la comunidad de creyentes.

En los tiempos de la Biblia, cuando vemos a las personas estudiando la Palabra de Dios, lo hacían en compañía de otros, ayudándose mutuamente a entenderla.

Dios nos dio un libro. Debemos leerla y aprender de ella. Pero no debemos pasar por alto la necesidad que tenemos de esa comunidad de creyentes, la iglesia. Necesitamos la Palabra de Dios, pero necesitamos a Su pueblo también.

:, , , ,

No hay comentarios...

Escribe un comentario


Copyright © 2010 - Hope For Life: Todos los derechos reservados

Mapa del Sitio | Contáctanos