Blog

Buscar y encontrar

Publicado por - May. 06, 2011 | categorías Dios

Querían que fuera un logro monumental. Hace miles de años, un grupo de hombres decidió unirse y construir una ciudad, una gran ciudad con una torre que roscararía el cielo. Su plan era hacerse un nombre, dejar una huella imborrable sobre el mundo.

Trabajando juntos, creían que podrían hacer lo que fuera. Inteligencia humana. Tecnología humana. Logros humanos. Cosas que permitirían que tuvieran prosperidad y que fueran reconocidos para siempre.

Era el plan humano. Pero no era el plan divino. Dios quería que dependieran de El, no que se apoyaran los unos en los otros.

Entonces Dios hizo que hablaran idiomas distintos, lo cual les llevó a dispersarse y formar naciones según sus idiomas. La ciudad se llamó Babel, lo cual suena como la palabra hebrea “confundido.”

Por muchos años, yo leía esta historia y solamente veía el castigo de Dios, un acto casi caprichoso de celos e ira. Luego alguien me señaló un pasaje del Nuevo Testamento, donde Pablo hablaba con un grupo de eruditos griegos en Atenas. Pablo les dijo:

De un solo hombre hizo él todas las naciones, para que vivan en toda la tierra; y les ha señalado el tiempo y el lugar en que deben vivir, para que busquen a Dios, y quizá, como a tientas, puedan encontrarlo, aunque en verdad Dios no está lejos de cada uno de nosotros. (Hechos 17:26-27).

Dios hizo esto para que los hombres le buscaran, en vez de buscar su propia gloria. Lo hizo para que intentaran hallarlo, en vez de depender los unos de los otros. Dios hizo lo que hizo en Babel para que los hombres lo encontraran.

Es interesante notar que no sabemos los nombres de estos constructores de Babel. No se registraron. Pero en el capítulo que sigue en el libro Génesis, encontramos a un hombre que no construyó ninguna ciudad ni ninguna torre, un hombre cuya construcción se limitaba a la construcción de altares. Dios se acercó a él y le dijo: “Engrandeceré tu nombre.” Lo que buscaban los de Babel, lo recibió un hombre humilde.

Ese hombre era Abraham, por supuesto, padre de tres religiones mundiales: el judaísmo, el islam y el cristianismo.

Hoy en día, tenemos a personas que buscan ser conocidas y recordadas. Tenemos a personas que buscan depender de la sabiduría humana y los logros humanos. Y todavía tenemos a un Dios que quiere que los busquemos y que lo encontremos. Por medio de El, seremos conocidos y reconocidos para siempre.

:, , ,

1 comentario

Un comentario en “Buscar y encontrar”
  1. auri dijo:

    para mi que se desunieron solos, la ambicion aleja a las personas de Dios

Escribe un comentario


Copyright © 2010 - Hope For Life: Todos los derechos reservados

Mapa del Sitio | Contáctanos