Blog

Archivos » September, 2010

El galileo pálido

Publicado por - Sep. 02, 2010 | categorías Gozo

Triunfastes, O galileo pálido; el mundo se ha tornado gris por tu aliento.

Así se expresó el poeta Algernon Charles Swinburne en su obra “Himno a Proserpina.” Swinburne, quien vivió en la Inglaterra de la Reina Victoria, creía que la piedad cristiana había arruinado el gozo de la vida, prohibiendo las cosas que nos traen placer en esta vida. Anhelaba los días del paganismo y libertinaje.

Swinburne no era el primero ni el último en sentirse así en cuanto al cristianismo. Muchos miran a los cristianos y ven un grupo sombrío, con más prohibiciones en la vida que libertades. Como se dice por ahí, “Todo lo placentero es ilegal, inmoral o hace crecer la panza.”

Pero cuando miramos a Jesucristo, vemos otra cosa. Las personas le criticaban por no seguir las reglas. Iba a fiestas con las personas de mala fama. Mientras los otros religiosos llevaban vidas de austeridad, Cristo vivía de una forma que hacía que le acusaran de ser glotón y borracho. El primer milagro que hizo era de proveer vino para una boda. ¿Galileo pálido? No lo creo.

Somos nosotros, los cristianos, que no entendemos lo que deberíamos ser. Es un error común creer que la mejor forma de ser piadoso es decir que no a todo. Aun en los tiempos bíblicos, eso era problema. El apóstol Pablo escribió a un grupo de cristianos diciendo: “Ustedes han muerto con Cristo y ya no están sujetos a los poderes que dominan este mundo. ¿Por qué, pues, viven como si todavía fueran del mundo, sometidos a reglas tales como: “No toques eso, no comas aquello, no lo tomes en tus manos”?” (Colosenses 2:20-21) Se ve que en ese entonces existían los que creían que los cristianos eran seguidores de un galileo pálido.

En su libro “Una misericordia severa,” Sheldon Vanuaken escribió:

El mejor argumento a favor del cristianismo son los cristianos: su gozo, su certeza, su plenitud. Pero el mejor argumento en contra también son los cristianos — cuando son sombrías y carecen de gozo, cuando se creen mejor que los demás, cuando son sectarios y represivos, el cristianismo muere mil veces.

Si Ud. cree que el cristianismo es cuestión de seguir algún galileo pálido, no ha visto el cristianismo verdadero. La vida cristiana es una vida de gozo, no de tristeza. Es una vida de victoria, no de derrota. Es una vida de pasión, no de aburrimiento.

Tal como Swinburne, a mí no me interesa seguir ningún galileo pálido. Yo sé que Cristo ofrece vida abundante, vida exuberante, vida gozosa. ¿No debe ser así la vida?



Copyright © 2010 - Hope For Life: Todos los derechos reservados

Mapa del Sitio | Contáctanos