Blog

Archivos » April, 2010

Cuando las iglesias dejan de ser iglesias

Publicado por - Apr. 12, 2010 | categorías Iglesia

En el Nuevo Testamento, leemos en cuanto a una iglesia trabajadora, que defendía las enseñanzas correctas. Eran celosos por denunciar las falsas enseñanzas. Habían mantenido su fe en medio de los tiempos difíciles.

Habían hecho todo eso… pero Cristo les dijo que si no cambiaran, ¡no podrían ser considerados como iglesia suya! Cristo dijo esto a la iglesia de Efeso: “Pero tengo esto contra ti: que has dejado tu primer amor.” (Apocalipsis 2:4)

Tal como los matrimonios pueden descuidar el romance, las iglesias pueden descuidar el amor. Empiezan a fijarse en la perfección ritual y las discusiones en cuanto a doctrina, y se olvidan de su razón de ser.

Pierden su primer amor.

En vez de ser un organismo, el cuerpo de Cristo, se convierten en organización. Reglas, requisitos y ritos reemplazan las relaciones. Lo que se pierde por el camino es el espíritu de amor que los cristianos deben tener.

Cristo rechaza los ritos huecos y las reglas vacías. No fundó la iglesia así ni permite que la iglesia sea así. La iglesia tiene que ser una comunidad de amor, caracterizada por un amor ferviente, amor hacia Dios y hacia el prójimo. Es un lugar de aceptación, no aceptando los errores intencionales, pero aceptando a las personas imperfectas.

Si tu experiencia con la iglesia no ha sido así, ¡no te des por vencido! Existen iglesias que retienen su primer amor y lo muestran en sus vidas. Hay cristianos que se esfuerzan cada día por ser más como Jesucristo.

Si eres cristiano y te has olvidado de qué se trata el cristianismo, no es demasiado tarde. Cristo dijo a estos cristianos: “Recuerda, por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete, y haz las obras que hiciste al principio” (Apocalipsis 2:5). Podemos volver al primer amor, viviendo el amor en nuestras vidas diarias. Podemos reemplazar los ritos vacíos con una vida llena del amor. Podemos volver a ser el cuerpo de Cristo.

La iglesia es un organismo, no una organización. Su combustible es el amor, pues su Dios es el Dios que es amor.

Que nunca nos olvidemos.



Copyright © 2010 - Hope For Life: Todos los derechos reservados

Mapa del Sitio | Contáctanos