Blog

Archivos » January, 2009

La Degustación

Publicado por - Jan. 23, 2009 | categorías Dios

comida
A mí me gusta probar comidas nuevas. Cuando viajo a otro país, siempre me interesa probar comida típica del lugar. Si puedo comer algo que otras personas comen con gusto, quiero hacerlo.

Conozco a otras personas que no son así. Un amigo viajó a Jamaica en su luna de miel y no comío en ningún sitio que no fuera McDonald’s. Otro amigo siempre quiere saber cuáles son los ingredientes antes de arriesgarse. El caso peor que conocí fue una mujer que vivía en el extranjero y me dijo: “Yo no invito a la gente de aquí a mi casa, porque luego me invitarían a mí y yo tendría que comer cosas que no me gustan.” No hace falta decir que su estadía fue corta y desagradable.

Espero que a Ud. le guste probar otras comidas, pero mucho más importante es que tenga la mente abierta cuando se trata de Dios y lo que El puede hacer. En el libro de los Salmos en la Biblia, podemos leer: “Prueben y vean que el Señor es bueno” (Salmo 34:8) Es una degustación que Ud. debe hacer. No dependa de lo que otras personas digan de Dios. No dependa de lo que yo diga. Deje atrás a las ideas preconcebidas y pruebe a Dios. Pruebe su plan para su vida. Dios puede darle significado a su vida, darle esperanza en medio de la desesperanza, y mostrarle una vida de la cual puede sentirse orgulloso. Pero tiene que probarlo. Hay que intentar vivir a la manera de Dios. Solamente así puede saber si Dios es bueno o no.

No todos saben saborear a Dios, no todos saben experimentar su presencia. Si no sabe por dónde comenzar, quiero ayudarle. Escríbame a timothy@nuestraesperanza.com o deje un comentario aquí. No rechace lo que no ha probado. “Prueben y vean que el Señor es bueno.” No se arrepentirá.


Dónde la muerte es ganancia

Publicado por - Jan. 13, 2009 | categorías Muerte, Vida

El apóstol Pablo escribió en Filipenses 1:21 “Para mí, vivir es Cristo y morir es ganancia.” Lo podemos pensar como si fuera una fórmula de matemática:

Si vivir = _____, morir = _____.

¿Cómo podemos cambiar la equación y obtener el mismo resultado? Si para mí vivir es dinero, morir es quedarme sin nada. Si para mí vivir es el placer, morir es perder todo. Si para mí vivir es mi trabajo o mi familia o el sexo o el poder o la política o mi país o lo que sea, morir no puede ser ganancia. Unicamente si basamos nuestras vidas en Jesucristo podremos salir ganando en el momento de nuestras vidas.

Gracia y paz,
Timothy Archer


Un segundo más

Publicado por - Jan. 08, 2009 | categorías Vida eterna

reloj de arenaEl 31 de diciembre del 2008 era un día largo. Un segundo más largo de cualquier otro día del año. El Servicio Internacional de Rotación de la Tierra y Sistemas de Referencia determinó que la rotación de la tierra es cada vez más lenta, mientras los relojes atómicos mantienen una hora consistente. La diferencia entre la hora oficial y la hora astronómica había llegado al punto que los reguladores quedaron en agregar un segundo a la hora oficial. Entonces, si le costó levantarse el primero de enero, quizás no sea por culpa de haberse quedado para el brindis la noche anterior; quizás haya sido por ese segundo extra.

En uno de los salmos, el escritor dice: “Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestra mente alcance sabiduría.” (Salmo 90:12) No creo que esté hablando de relojes atómicos. Nos está recordando que tenemos que reconocer que la vida es finita aquí sobre la tierra; acumulamos segundos, minutos, horas, días, etc. y llegamos a creer que nuestro tiempo no se acabará nunca. Pero tenemos que reconocer que no somos inmortales, que algún día nuestras vidas se terminarán. Según este salmo, atribuido a Moisés, no tendremos la capacidad de alcanzar la sabiduría hasta que reconozcamos nuestra mortalidad.

En el mismo salmo, Moisés escribe: “En verdad, mil años, para ti, son como el día de ayer, que pasó. ¡Son como unas cuantas horas de la noche!” (Salmo 90:4) También escribe: “Setenta son los años que vivimos; los más fuertes llegan hasta ochenta; pero el orgullo de vivir tanto solo trae molestias y trabajo. ¡Los años pronto pasan, lo mismo que nosotros!” (Salmo 90:10) Eso es lo que quiere decir “contar nuestros días.” Nuestros días son generalmente 70 u 80 años, pero para Dios mil años son como un día. El tiempo no significa nada para un Dios eterno.

Ese Dios eterno quiere compartir la eternidad con nosotros. Podemos conformarnos con 70 años, más o menos, o podemos permitir que Dios nos de una vida sin fin, una vida en que los días no tienen que contarse pues son infinitos. Los hombres pueden agregar un segundo a un día; Dios puede agregar una eternidad a cada día. Si Ud. quisiera compartir esa eternidad y no sabe cómo hacerlo, quiero conversar con usted. Escríbame o deje un comentario aquí. Se requiere nada más que un segundo, pero puede afectar toda la eternidad.



Copyright © 2010 - Hope For Life: Todos los derechos reservados

Mapa del Sitio | Contáctanos