Blog

Archivos » November, 2008

Dando Gracias

Publicado por - Nov. 25, 2008 | categorías Agradecimiento

Abundancia de comida

Este jueves es el día de Acción de Gracias en Estados Unidos. Es un momento en que todos tendrían que reflexionar sobre lo que Dios ha hecho en sus vidas. Lamentablemente, muchos no lo harán, ni saben hacerlo. El hombre que no sabe dar gracias pierde mucho.

El hombre que no sabe dar gracias tiene que creer que todo depende de él. Todo depende de su fuerza, su inteligencia, su salud, su astucia. No puede equivocarse o todo se vendrá abajo. Es mucha presión.

El hombre que no sabe dar gracias tiene que preocuparse por el futuro. Como todo depende de él, el futuro resulta ser incierto. Siempre existe la posibilidad de algún percance, alguna equivocación que le costará caro. Todo depende del azar, de la suerte, de la fortuna. Tal hombre siente un gran descontrol en su vida.

En cambio, el hombre que puede dar gracias a Dios sabe que todo lo que tiene viene de Dios. También sabe que tal como Dios proveyó hoy lo que necesitaba, también lo hará mañana.

Espero que todos tomemos unos momentos en estos días para dar gracias a Dios, sea el jueves o sea cualquier otro día. Es un acto que nos puede cambiar la vida.

Gracia y paz,
Timothy Archer


Pasos hacia la esperanza

Publicado por - Nov. 18, 2008 | categorías esperanza, NuestraEsperanza.com

Cuando comenzamos a preparar el sitio NuestraEspeanza.com, nos sentamos para hablar de lo que creemos en cuanto a la esperanza. Decidimos que nuestras ideas se podrían comunicar por medio de cuatro etapas de esperanza, cuatro pasos hacia una vida con propósito.

Yo creo que el primer paso es aceptar que la esperanza existe. Hay esperanza. Antes de decidir en qué vamos a creer, tenemos que entender que hay algo en qué creer. Algunas personas miran el mundo actual y se desesperan, optando por enfocar la casualidad y la suerte, el caos y el desorden. Yo he visto lo suficiente como para saber que están equivocadas. Hay esperanza. Existe. Se puede encontrar. Se puede alcanzar.

Yo creo que esa esperanza se encuentra en Dios. Muchos de los que se han dado por vencido lo han hecho porque han estado buscando en los lugares equivocados. Ponen su esperanza en otras personas, y luego son decepcionados. Ponen su confianza en las riquezas y las posesiones, y luego son desorientados por los problemas económicos. Otros buscan esperanza en la ciencia, pero lo que ofrece la ciencia es de corto plazo, sin ir más allá de este mundo. Solamente Dios ofrece esperanza para esta vida por ofrecer esperanza de una vida después de ésta.

Yo creo que Dios ofrece esperanza por medio de su hijo Jesús. No hay múltiples caminos a Dios; solamente existe Jesurcristo quien se proclamó “el camino, la verdad y la vida.” (Juan 14:6). Jesús nos ofrece la manera de vencer las cosas en nuestras vidas que nos separan de Dios. No solamente pide que vivamos bien; hace posible que hagamos exactamente eso. Nos trae la esperanza de la misericordia y el perdón, en vez del juicio.

Yo creo que todos podemos compartir esa vida de esperanza. Podemos acercarnos a Dios con una fe obediente, poner nuestra esperanza en él y formar parte de una comunidad de personas que han escogido su forma de vida.

Gracia y paz,
Timothy Archer


Soportarnos

Publicado por - Nov. 11, 2008 | categorías Iglesia

Una de las cualidades del amor es que sabe soportar los defectos de otros. En 1 Corintios 13, Pablo escribió: “Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, esperarlo todo, soportarlo todo” (1 Corintios 13:7).

A los colosenses Pablo escribió: “Sopórtense unos a otros, y perdónense si alguno tiene una queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes” (Colosenses 3:13). “Sean humildes y amables; tengan paciencia y sopórtense unos a otros con amor,” escribió Pablo a los efesios (Efesios 4:2). ¿Por qué hablar tanto de “soportarse unos a otros”? Porque Pablo sabía lo que todos llegamos a saber tarde o temprano: no es fácil que la gente se lleve bien, aún para los cristianos. Somos diferentes, con hábitos diferentes, gustos diferentes, y opiniones diferentes. Hay algo en mí que tarde o temprano (¡probablemente temprano!) encontrarás que es irritante. Eso no es sólo un defecto de mi personalidad; es un hecho de la naturaleza humana. Lo descubren los matrimonios, lo aprenden los compañeros de habitación; muchos amigos lo experimentan en algún momento.Los humanos no nos llevamos bien naturalmente.

Entonces para amarnos de verdad, aprendamos a soportarnos, mirar más allá de las irritaciones y ofensas, amándonos unos a otros “con verrugas y todo.” Tal como el Padre Celestial nos ama a cada uno.

Intenta tenerme paciencia, y yo intentaré tenerte paciencia.


El Poder De Una Vida

Publicado por - Nov. 05, 2008 | categorías Buenas obras, Vida

Se cuenta la historia de Gordon Maxwell, misionero en India, que cuando le pidió a un estudioso hindú que le enseñara su idioma, el hindú respondió: “No, Sahib, no te enseñaré mi idioma, porque me convertirías en un cristiano.”

Gordon Maxwell respondió, “Me malentendiste. Simplemente quiero que me enseñes tu idioma.”

De nuevo el hindú respondió, “No, Sahib, no te enseñaré. Ningún hombre puede vivir contigo sin llegar a ser cristiano.” ¡Qué testimonio poderoso de la vida de este hombre!”

Jesús, en Su Sermón del Monte, dijo, “Ustedes son la luz de este mundo. Una ciudad en lo alto de un cerro no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para ponerla bajo un cajón; antes bien, se la pone en alto para que alumbre a todos los que están en la casa. Del mismo modo, procuren ustedes que su luz brille delante de la gente, para que, viendo el bien que ustedes hacen, todos alaben a su Padre que está en el cielo” (Mateo 5:14-16)

Pedro también escribió en cuanto al efecto de nuestras acciones sobre otros: “Queridos hermanos, les ruego, como a extranjeros de paso por este mundo, que no den lugar a los deseos humanos que luchan contra el alma. Condúzcanse bien entre los paganos. Así ellos, aunque ahora hablen contra ustedes como si ustedes fueran malhechores, verán el bien que ustedes hacen y alabarán a Dios el día en que él pida cuentas a todos.” (I Pedro 2:11-12)

¿Has escuchado la vieja expresión: “Practica lo que predicas”? Para quienes nos rodean,es crucial. Decimos que Dios es amor; ¿vivimos en amor? Hablamos de nuestra devoción a Cristo; ¿mostramos esa devoción en nuestra vida diaria?

Otro viejo dicho dice:“A nadie le importa lo que sabes hasta que sabe que le importas.” Predicamos a la gente cada día con nuestras acciones. Nos ven y miran quiénes somos antes de que abramos la boca para declarar quiénes somos.

Cuando estudiaba comunicación en la universidad, aprendimos en cuanto a la comunicación no verbal,lo que hacemos que comunica sin palabras. El tono de voz, los gestos, las expresiones faciales… todo esto es parte de la comunicación no verbal. Aprendimos algo interesante. Cuando los mensajes verbales y los no verbales no concuerdan, la gente cree los mensajes no verbales. Probé esto con mis alumnos cuando era ayudante graduado. Dije a uno, “Estoy tan enojado contigo,” mientras que le di una gran sonrisa y un abrazo. Toda la clase estuvo de acuerdo en que yo no parecía enojado. Luego me di vuelta, y temblando de enojo grité: “¡No estoy enojado!” Nuevamente toda la clase escuchó el mensaje de la ira. Lo mismo sucede con nuestra vida cristiana. Podemos decirle a la gente del amor de Dios, pero si les mostramos otra cosa, desacreditamos nuestro mensaje. Es a lo que Pablo se refería cuando dijo en Romanos 2:24:“Con razón dice la Escritura: “Los paganos ofenden a Dios por culpa de ustedes.” Lo que hacemos puede acercar a la gente a Dios o llevarlos a hablar mal del cristianismo.

Que hagamos brillar la luz del evangelio en el mundo. Que nos vean como personas que nos amamos, que amamos a Dios, y que de verdad amamos a nuestros prójimos. Que vean vidas tan buenas que la única respuesta posible sea, “Ciertamente Dios está entre ellos.”

Gracia y paz,
Timothy



Copyright © 2010 - Hope For Life: Todos los derechos reservados

Mapa del Sitio | Contáctanos